La Disciplina del Ayuno

El ayuno es una de las disciplinas de nuestra iglesia y la enseñamos como algo importante en la vida del cristiano. Ahora, no la enseñamos como medio de salvación. Durante el tiempo de Cristo sus discípulos no ayunaron, pero esto no quiere decir que Jesús no apoyo la disciplina del ayuno. El claramente dijo en Marcos 9.15 que sus discípulos ayunarían y en Hechos 13.2-3 vemos que después de su ascensión sus seguidores ayunaron. “El ayuno nos ayuda a mantener el equilibrio de la vida.” (Foster, 1988)

Estas lecturas me pusieron a pensar en el enfoque en que tenemos que tener cuando hablamos del ayuno: 1) la consideración que tenemos que tener por los que no pueden ayunar y 2) del propósito del ayuno por los que pueden ayunar.

Con relación a los que no pueden ayunar, Foster, R. (1988) y Rivera, R. A. (2008) nos dice que hay personas que no deben ayunar por cuestiones de salud. En un tono serio nos dice Rivera, R. A. (2008): “La necedad y la negligencia no son equivalentes a la espiritualidad.” Este comentario duro la iglesia no debe tomarlo como algo liviano. Necesitamos orientar a las personas intencionalmente sobre este asunto para que la persona no se sienta que tenga que dar explicaciones o excusas si no puede ayunar. (Rivera, 2008) Además, los que puedan hacerlo sean apoyo para los que no pueden, ofreciéndole un día de ayuno por los que no pueden y animarlos a orar por lo menos juntos en los días de ayuno. Esto es algo que puedo incorporar en la iglesia durante los ayunos.

Muchas veces enfatizamos tanto en el ayuno que nos olvidamos crear una conciencia clara del ayuno que agrada al Señor. Pensamos que es automático que los cristianos tienen algo innato del propósito del ayuno. En mi diario y vivir necesito tener una lista para recordar los puntos importantes del ayuno que agrada al señor.

Mi ayuno es normalmente de 24 horas o menos. Cuando era más joven estaba acostumbrado hacer ayunos de tres días. Nunca he hecho ayunos de más de tres días. Siempre he tomado agua cuando participaba en ayunos de tres días. Ahora también uso agua para mojarme la boca o bebo poca agua durante los ayunos de un día o menos.

Foster, R. (1988) explica muy bien lo que ocurre en nuestros cuerpos físicamente cuando practicamos los ayunos. Yo no conocía todas las descripciones que dio en su libro. Esos puntos fueron muy interesantes,

Referencias

Foster, R. (1988). Celebración de la disciplina: Hacia una vida spiritual más profunda. New York: HarperCollins.

Rivera, R. A. (2008). Introducción a las disciplinas espirituales AETH. Nashville: Abingdon.


Leer más...