La Disciplina del Servicio

Para poder entender la disciplina del servicio, necesitamos definir lo que es autoridad, ya que está relacionada con la sumisión (Martínez, 2008). Cuando hablamos de autoridad tenemos que hablar del derecho de mandar o tomar decisiones y esta da poder para hacer que se cumpla una ordenanza. La palabra autoridad viene de la palabra griega “exousia” y “significa legal: el poder que tiene una persona para hacer que otros obedezcan su voluntad y sus mandatos (Hunt, 1990-2011). Esto es lo que conocemos normalmente por autoridad y es la forma en que algunos la practican.

Si no nos distanciamos de esta definición podemos caer en el fariseísmo. Haremos el servicio a través de nuestras fuerzas humanas, trataremos de impresionar a otros, exigiremos recompensas, nos estaremos preocupando por los resultados, escogeremos a quien servir, lo aremos cuando lo deseemos, lo haremos temporalmente, sin sensibilidad y hasta haremos sentir a otros que nos deben. Nada de estas cosas edificaría a la comunidad (Foster, 1988).

Pero Jesús nos dio otro enfoque, un enfoque espiritual, de la autoridad. Esto no quiere decir que Jesús trajo otra definición de autoridad, sino que “la abolió por completo” (Foster, 1988). La autoridad que Jesús comunico no se refería a la de la ley del más fuerte, como la que los gobernantes ejercen sobre sus súbditos. Jesús hablaba de una autoridad espiritual que no se encuentra en la posición o en el título que poseemos. Esta autoridad se muestra en el servicio y es la que más nos conduce a la humildad. Así como los deseos de la carne se pueden convertir en una manera de vivir en nuestras vidas, el servicio es una manera de vivir. Por eso a través de ella podemos disciplinar los deseos desordenados de nuestra carne y nos ayuda a transformar esos deseos cuando servimos de manera oculta (Foster, 1988).

Es importante que tengamos una percepción dentro del contexto de nuestra vida diaria para entender lo que es el servicio y que lo podamos formar y configurar en el mundo donde vivimos. (Foster, 1988) Entre los servicios que explica Foster, R. (1988) puedo mencionar los siguientes:

  1. Servicio oculto
  2. Servicio en cosas pequeñas
  3. Servicio de cuidar la reputación otros
  4. Servicio de que otros nos sirvan
  5. Servicio de la cortesía elemental
  6. Servicio de hospitalidad
  7. Servicio de oír
  8. Servicio de llevar la carga los unos de los otros
  9. Servicio de compartir la Palabra de vida unos a otros

Entre estos servicios el más que me toco fue el de servir en cosas pequeñas. El ejemplo de Foster, R. (1988) es el mismo mío. Como lo leyó Foster en el libro de Bonhoeffer de “Vida en comunidad”, necesito prestar más ayuda en cosas que yo considero triviales, pero que para otros no lo son.

Referencias

Foster, R. (1988). Celebración de la disciplina: Hacia una vida spiritual más profunda. New York: HarperCollins.

Hunt, J. (1990–2011). 100 Claves Bíblicas para Consejería (Vol. 91, p. 3). Dallas, TX: Esperanza para el corazón.

Martínez, J. R. (2008) La Disciplina del Servicio. Obtenido de:

http://www.youtube.com/watch?v=h3euzc1DgEY


Leave a Reply