La Disciplina de la Oración

Para mi fue impactante la forma en que comenzó Foster, R. (1988) para describir la importancia de la oración, cuando dice: “Si no estamos dispuestos a cambiar, abandonaremos la oración como característica notable de nuestra vida.” Además, es importante saber que el orar nos transforma y que en la oración real comenzamos “a pensar como Dios piensa; a desear lo que El desea; a amar lo que El ama.” (Foster, 1988) Por estas cosas, ciertamente la oración no la podemos tomar como algo liviano. Me acuerdo en muchas ocasiones en la cual decíamos que cuando oramos le pedimos al Señor. La descripción de Kushner de la oración judía es que “… en hebreo el orar no es pedir, sino doblar la rodilla ante Dios. La oración es esencialmente reverencia, no petición…” (Rivera, 2008) Además el motivo principal y la actitud al orar en la oración como disciplina espiritual debe ser la intimidad con Dios. (Rivera, 2008)

Es estas lecturas me llamo la atención y me pude identificar con Foster, R. (1988) cuando decía que “la oración envolvía un proceso de aprendizaje.” Esto me motivo a entender que necesitaba tener esta misma experiencia y que las palabras de Jesús se deben conformar a mi experiencia y no viceversa. (Foster, 1988)

La disciplina de la oración la he practicado más como petición y confesión. (Rivera, 2008) Estos tipos de oraciones son las que practico más a menudo. Puedo entender que en muchas de mis oraciones como petición se convertían en el principal motivo de oración a Dios. La confesión es también parte de todas mis oraciones, pero no siempre tiene el mismo peso que el de la petición.

Algo que me gustó mucho fue el método de las oraciones rápidas. (Foster, 1988) Este tipo de oraciones es algo que lo veo muy práctico y conveniente. Como pastor le veo un potencial tremendo. Aunque recomienda hacerlo en voz baja, yo haría algunas oraciones en voz alta (que la persona me oiga). Creo que esto va a crear más conciencia de orar por los demás y me va abrir puertas de hablar de Cristo a otras personas. Mas aun puedo visualizar a las gentes uniéndose conmigo en oración con un amen en estas oraciones rápidas.

Referencias

Foster, R. (1988). Celebración de la disciplina: Hacia una vida spiritual más profunda. New York: HarperCollins.

Rivera, R. A. (2008).  Introducción a las disciplinas espirituales AETH. Nashville: Abingdon. 


Leave a Reply